La academia de los linces.

Un simple vistazo a la Wikipedia permite conocer que una sociedad científica «es una asociación de profesionales, investigadores, especialistas o eruditos de una rama del conocimiento o de las ciencias en general, que les permite reunirse, exponer los resultados de sus investigaciones, confrontarlos con los de sus colegas o especialistas de los mismos dominios del conocimiento, y difundir sus trabajos a través de publicaciones especializadas». Una de las más antiguas fue la Accademia Nazionale dei Lincei, conocida también como la Academia Linceana (1603), fundada por cuatro eruditos de la época, llamándola así en honor al lince, animal cuya aguda visión simboliza la destreza en la observación requerida por la ciencia.

El origen de los gremios profesionales surgió en la edad media con la finalidad de defender la competencia de sus miembros. Su declive fue progresivo con la revolución industrial y la capitalización económica. La abolición en España tuvo lugar en las Cortes de Cádiz con el decreto de 8 de junio de 1813. Los Craft Guilds, al igual que los Merchant Guilds, fueron organizaciones creadas inicialmente para la protección y la ayuda mutua, promoviendo la libertad ciudadana frente al poder feudal de esa época. Sin embargo, se convirtieron con el tiempo en grupos elitistas excluyentes, sostenedores de monopolios y lobbies políticos poderosos fijando precios y cuotas. Continuar leyendo “La academia de los linces.”

Agresiones a médicos.

A falta de la publicación por parte de la Organización Médica Colegial (OMC) de las cifras de agresiones a médicos durante el año 2017, los indicadores previos ponen de manifiesto que hasta la fecha han sufrido un progresivo repunte. Según el Observatorio Nacional de Agresiones de la OMC, durante el año 2016 se produjeron 495 casos de violencia, de las que al menos 18 conllevaron aparejada condena de prisión. La punibilidad de estos actos se expresa en varios artículos del Código Penal (CP) español, como el artículo 147 sobre amenazas, el 172 sobre coacciones, 205 sobre calumnias, 208 sobre injurias (estos dentro de atentados contra el honor), siendo el de vejaciones relegado al ámbito de la relación de afectividad o parentesco desde la última reforma del CP. El delito de insultos se tramita ahora por vía civil al haber desaparecido del CP el delito «falta de vejaciones injustas» al despenalizarse las injurias leves entre particulares, aunque la consideración de gravedad vendrá dada por el contexto social. Pero lo importante es que la reforma del CP en julio de 2015 del artículo 550, sirva para que las agresiones físicas a los médicos sean consideradas como «atentado a la autoridad», lo que será de aplicabilidad para el 87 % de las agresiones que se producen en la función pública. Sin embargo, desde su aprobación hasta la fecha no ha parecido conseguir su efecto porque durante el año 2016 se produjo un incremento del 37 %.

No obstante, dado el alarmante crecimiento de las agresiones a médicos, se perdió una excelente oportunidad de realizar una reforma del CP más ambiciosa de manera que pudiera dar cobertura al 13 % de facultativos que trabajan en el sector privado y que también ejercen una labor social, complementaria y en ocasiones parciales del público. Cualquier acto violento en sanidad debe ser tratado de manera apropiada, porque además de repercutir en la salud y seguridad de los profesionales, incide negativamente en el desempeño de la actividad clínica tal y como exponen H G Schmidt et al en su artículo «Do patients’ disruptive behaviours influence the accuracy of a doctor’s diagnosis? A randomised experiment» publicado en el BMJ Quality & Safety en 2016. En él describen cómo los pacientes que exhiben comportamientos disruptivos en la entrevista clínica (los llamados “pacientes difíciles”) inducen a los médicos a cometer errores de diagnóstico, al parecer porque estos emplean parte de sus recursos mentales para tratar los comportamientos de estos pacientes, impidiendo por tanto el adecuado procesamiento de los hallazgos clínicos. Continuar leyendo “Agresiones a médicos.”